NDP del Ayuntamiento de Mollerussa. 23.01.24 – ACUDAM testa con éxito una interfaz de la multinacional CISCO y Datacom que se exporta a Toronto y Manchester.

La iniciativa, dentro del proyecto Mollerussa SmartLab promovido mediante el Ayuntamiento, tendrá continuidad en 4 de los 9 usuarios que lo han probado.

Las multinacionales tecnológicas CISCO y Datacom.Global han dado por finalizada la prueba piloto que se ha hecho en nueve usuarios de ACUDAM, a través de una plataforma creada por la primera y aprovisionada por la segunda, fomentar la autonomía relacional y la inclusión en el entorno social. Lo han hecho haciendo valer que el éxito de la prueba los ha llevado a exportar la interfaz utilizada en la ciudad canadiense de Toronto para impulsar un proyecto con niños autistas y en dos proyectos más en la ciudad inglesa de Manchester en este caso relacionados con gente mayor, según ha confirmado Xavier Azemar, jefe del Centro de Innovación de Barcelona de CISCO, y Lluís Ros, responsable del proyecto a Datacom.Global.

Así lo han dado a conocer esta mañana con el alcalde de Mollerussa, Marc Solsona, acompañado de la regidora de Acción Social y Comunitaria, Anna Carné; y junto con Irene Solsona, directora de las Viviendas de ACUDAM y Esther Ros, directora del Servicio de Terapia Ocupacional de ACUDAM en la presentación del balance de la iniciativa, incluida en la estrategia Mollerussa SmartLab promovida desde el Ayuntamiento de Mollerussa para ofrecer un entorno real para testar tecnología que aporto solucionas en la vida en la ciudad. El alcalde se ha mostrado satisfecho con los buenos resultados de la iniciativa que tendrá continuidad en cuatro de los nueve usuarios y ha destacado lo hecho que “no se trate solo de un proyecto local sino que tiene una dimensión global que supera Mollerussa, la cual ha sido de  banco prácticas para otras experiencias”.

Los resultados de la prueba, que se ha hecho con cinco residentes del hogar-residencia de Acudam y cuatro que viven en su casa, pero que utilizan los servicios de terapia ocupacional de la entidad, todos de entre 48 y 77 años, también han manifiestado que “ni la edad ni el nivel intelectual condicionan el uso porque es muy fácil” sino que lo que más influye es el carácter extrovertido de la persona y el vínculo familiar que tiene, según ha indicado Ester Ros, quien ha asegurado que también han constatado que de los tres ámbitos donde se había favorecido el uso de este dispositivo el que más éxito ha obtenido ha sido las reuniones internas entre los mismos usuarios y las llamadas a la familia mientras que la participación en actividades no ha salido bien, puesto que preferían participar presencialmente.

La prueba piloto ha constado de cuatro fases desde febrero en que se dio lo pistoletazo de salida cono el diseño hasta llegar a la última fase a partir de agosto y hasta diciembre en la cual siete de los nueve participantes en el proyecto han conseguido utilizar el dispositivo de forma autónoma mientras que los otros dos han abandonado, puesto que no han podido usarlo sin el apoyo de profesionales, según ha explicado Irene Solsona.